No seríamos nada…

Imagen

No seríamos nada sin él. El Sol. Fulgurante estrella que se alza con soberbia, poderío y fuerza sobre este inmenso espacio en el que flotamos. Con sus, aproximadamente, 5000 millones de años sigue siendo nuestra estrella por excelencia. Sin él nada de lo que concebimos hoy como vida sería posible. Con una temperatura en superficie (Fotosfera) de unos 5000 ºC llega hasta nosotros como calor “asfixiante” de unos 45ºC o como una agradable temperatura de unos 24ºC. Sin él no se evaporaría el agua de nuestros océanos, y por tanto no condensaría ese vapor de agua en nubes que posteriormente nos traerían esas lluvias refrescantes de verano o esas tormentas destructivas de invierno. Nos regala cada día hermosos amaneceres y poéticos atardeceres. Y a él le debemos uno de los mecanismos que nos dan la energía necesaria de una manera directa o indirectamente, para poder vivir: la fotosíntesis.

Esta hermosa estrella con un diámetro 100 veces más grande que el de nuestro planeta, se encuentra en uno de los brazos de la Vía Láctea, la Galaxia en la que habitamos y en la cual existen unas 100.000 millones de estrellas como la nuestra, las cuales poseerán un Sistema Solar como el nuestro, y quien sabe si quizás vida como la nuestra.

En el interior más remoto de esta gran bola incandescente, llamada Núcleo, se producen las llamadas fusiones nucleares, en las que 4 átomos de Hidrógeno se transforman en un único átomo de Helio, proporcionando así la energía que libera el Sol en forma de luz y calor. Y que hace de motor de su propia existencia. De todas no hay que preocuparse porque pasarán, nada más y nada menos que unos 5000 millones de años antes de que el Sol se vaya apagando poco a poco.

Una de las partes más importantes del Sol, es la llamada Cromosfera, sólo perceptible en un eclipse total de Sol. De color rojizo y sorprendentemente más caliente (500.000 ºC) que la Fotosfera, siendo ésta más interna. Formada por gases enrarecidos y con fuertes campos magnéticos se producen en ella las denominadas Fulguraciones (fuertes estallidos) que afectan de manera notable a nuestro planeta causando las famosas Auroras Boreales (de las cuales hablaré en otro post) e, incluso, fallos en las comunicaciones. También se producen otro tipo de fenómenos, llamados Protuberancias (estructuras arqueadas en las que la materia de la cromosfera se aglutina siguiendo las líneas de campo magnético).

Como veis esta estrella da mucho de sí. Son muchos los estudios que se han llevado a cabo entorno a ella. Porque son muchas las cosas que nos regala. Podrían escribirle libros y libros sobre todo lo que ocurre dentro y fuera de su estructura, pero bueno, simplemente os quería dejar un pequeño tentempié de la grandeza de este estrella.

 

Un saludo y hasta la próxima! 🙂

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s